Twitter

miércoles, 21 de agosto de 2013

Midnight City.

Con los ojos atónitos de quien se ve reflejado en un charco y no se reconoce, va a una librería tocando las portadas de los libros que escribieron poetas ya muertos, con las manos frías y todas esas cosas.
Pero tranquilo, esto te lo cuento desde fuera de mi, como quien quiere suicidarse tirándose a una vía de un tren que irá a los sueños polares, a los futuros sueños fríos y aunque yo pensase tanto en ti, y en tanta imagen vivida, en tu puta sonrisa y te abrazaba tan fuerte por si te ibas esta vez de verdad, te ibas para no volver, no volver a los futuros sueños fríos y a los viajes a los sueños polares y mientras suenan canciones tristes que nadie escucha, ni siquiera yo, ni siquiera ahora, ni siquiera mañana.