Twitter

miércoles, 25 de septiembre de 2013

What's Going On?

Todo esto ya estaba planeado, como cuando nos encontramos en medio de esa nada y me diste tu mano, que parecía otra cosa, y aquel viernes te volví a ver, otra vez, otra vez volviendo a empezar sin quererlo, cuando quise darme cuenta, estaba ahí, en esa habitación que me persigue junto con tu sonrisa, que ya no es de nadie, o por el contrario es de todas, o en realidad solo era un espejismo, como todo lo demás.
Pero que más da, que vas a saber tú de lluvias que no se llevan nada más que unas lágrimas desafinadas, un amor irreal, y unas noches en unas sábanas casi de mentira, unas tardes en un coche demasiado pequeño para tanto amor obtuso, tanta imagen vivida y tanto stoner que se nos mete entre las venas, las rodillas, el sujetador, tus pantalones y joder, también entre las pestañas.
Y yo estoy en mi habitación leyendo, o yendo sin ir por esta ciudad tan triste, mirando los escaparates sin verlos, mirando a los demás, yendo por el casco viejo a ver si me siento una extraña en una ciudad que no vi nunca, pero no consigo sentir esa nostalgia de las primeras veces, no consigo hacer nada productivo con esta tristeza y estas ganas de abrazarte, y me imagino que tú también esperas, también te preguntas, también echas de menos, también ves a la gente sin verla, también sueñas con mi sonrisa y me pones en la mano todos tus viejos Cd's que suenan a nosotros y volvemos a aquella noche y realmente no nos conocemos.


miércoles, 21 de agosto de 2013

Midnight City.

Con los ojos atónitos de quien se ve reflejado en un charco y no se reconoce, va a una librería tocando las portadas de los libros que escribieron poetas ya muertos, con las manos frías y todas esas cosas.
Pero tranquilo, esto te lo cuento desde fuera de mi, como quien quiere suicidarse tirándose a una vía de un tren que irá a los sueños polares, a los futuros sueños fríos y aunque yo pensase tanto en ti, y en tanta imagen vivida, en tu puta sonrisa y te abrazaba tan fuerte por si te ibas esta vez de verdad, te ibas para no volver, no volver a los futuros sueños fríos y a los viajes a los sueños polares y mientras suenan canciones tristes que nadie escucha, ni siquiera yo, ni siquiera ahora, ni siquiera mañana.

miércoles, 31 de julio de 2013

No vaya a ser

que reaparezca el miedo 
a perderse entre avenidas
y aceras

a paralizar el tiempo
mientras algunos instantes
quedan retenidos
en el cerebro

no vaya a ser
que de tanto pedir cosas
sin sentido
a estrellas fugaces
muchas veces

se cumplan.









jueves, 18 de julio de 2013

Stay here & take care with the chickens.

las manos
los pies
las pestañas
se congelan en 
este verano 
tan frío

y mi corazón

a destiempo
tan rojo


martes, 9 de julio de 2013

Yo que dejé


las noches infinitas para otro
momento
me guardé los abrazos que hubiese querido
dar con todas mis fuerzas en los espejos
tiré el amor que nadie quiso
por algún váter que llené con lágrimas
y nostalgias

no creí que esto pudiese estar pasando
aunque en realidad
un poco sí y otra vez fue
ese ''por si acaso'' 
que me llevó a la autodestrucción
en más de una ocasión pero
esta vez;

                 M
                          Salvó.

martes, 4 de junio de 2013

Se supone

que tú seguirás viviendo dentro de mi
como las series que veía de pequeña que
no se encuentran en ningún sitio.

La energía de ese invierno fue diferente,
se nos congelaban las pestañas y sin embargo,
bailábamos descalzos sobre las baldosas.

No sé qué habrá sido de nuestras huidas
hacia ninguna parte, de algunas noches retenidas
en el cerebro.

Como aquella vez que nos cruzamos en
el medio del camino y no sabía si ir contigo
o no.

Y al final fui.

lunes, 3 de junio de 2013

La conciencia

que me hace temblar cada vez que te veo venir
desordena todo entre esto y aquello, el humo, 
la noche y todo lo demás que está de más.

Volveremos a bailar desnudos sobre la tristeza, créeme.
Jugamos a movernos en un gris indiferente que tenía de todo menos indiferencia, 
que sí, que por volver a verte pude juntar 
el agua con aceite, pero como ya sabes uno 
sobrepasa al otro, lo de siempre, morir o matar.

Y sinceramente
el que diga que los incendios de nieve
no existen es porque nunca se bañó
en tus ojos.
¿Y sabes qué? 


Maldito el día.

domingo, 21 de abril de 2013

Rocco Sigfredi es siempre otro.

Te imagino yendo hacia ninguna parte, mientras yo corro hacia tí, pero tu no escuchas porque algo indefinido tira de ti hacia no sé dónde y yo ahí no consigo llegar.
Y con cada paso que das te vas alejando de esto que fue y que será una tregua en esta vida llena de personas que son piedras, en este ir y venir constante.
En los hierros que separan la caída más brutal siguen las dos iniciales que tatuamos en aquel muro, te hundirá y me hundirá y solamente el grito nos servirá.
Para tí era todo muy fácil, solías empezar tú, me buscabas y me encontrabas, tampoco me escondía demasiado, tampoco te decía que no.
Nunca vas a saber por quién gritaba, nunca me lo preguntaste, y no hay paz, el monstruo sigue viviendo dentro de los armarios dónde nos escondimos, siendo cómplices sin saberlo de lo que ocurría a nuestro alrededor.
Aquel frío insensato de las 4 de la mañana, aquellas huidas hacia ninguna parte, la vida que nos junta y nos separa, quizás nunca deberíamos haber traspasado algunos límites, ni ver Annie Hall ni chocar con muros invisibles jugando a que no existían.
No sé para qué le doy vueltas a lo mismo, yo ya no puedo hacer más si este más siempre resta, no puedo hacer chas y aparecer a tu lado, no puedo hacer que ocurran ciertas cosas, no puedo cambiar los acontecimientos, no puedo ponerme más en tu lugar porque yo también quiero contar, no quiero ser otra más de cientos, otra idiota más con la que jugabas a querer, a vivir, a huir de tus miedos metafísicos, pero ni eso fue suficiente.

sábado, 23 de marzo de 2013

ni si era de verdad lo que dijiste que era.

Pensamos en viajar de madrugada aquella tarde en la que nada tenía mucho sentido.
Ante nosotros se abría el mundo conocido que llevábamos pisando tantos años atrás del que queríamos salir a toda costa pero que en el fondo, de alguna forma nos gustaba.
A esas horas casi no había nadie por las calles, emprendimos así la huida hacia el fondo de nosotros mismos, hacia el fondo del pantano, como en aquella película de Miyazaki.
Mi camiseta blanca de los Ramones nos devolvió una realidad con la pocas veces contábamos, porque esas situaciones en nuestras vidas se daban poco, y si pasaban era casi por puro hastío vital.
Anduvimos mucho para después volver por el mismo camino ya recorrido, volver a caer en las mismas zanjas del suelo, las mismas piedras y otra vez este pueblo insulso donde lo único que pasa es que no pasa nada.

jueves, 21 de febrero de 2013

Testigo de uno mismo.

Un cuaderno en blanco y al lado pinturas de colores.
Revivir lo vivido viviendo.
Las historias improbables.
Canciones que solo suenan a personas, como las luces en esta noche azul tan cíclica.
Andamos a tropezones con el mundo y no se está tan mal.
Testigos de nosotros mismos al mirarnos en el espejo alguna mañana.
The Smiths, Dylan, Family...
Ven.
Y esta duda y esta certeza de querer hacer chas y a parecer a tu lado. Sin preámbulos.
Sin anestesia. Sin preguntas. Sin respuestas.
¿Vos también sos de tiza?

miércoles, 16 de enero de 2013

Viaje a los sueños polares.

Y buscarte de alguna forma en las fotos de otros, dónde sales con los mismos gestos de siempre, antes de que me aficionase tanto a ellos que los echase de menos, antes de que tu mirada insomne no diera más abasto y todo tu cariño no cupiese en mi cuerpo ni en mi persona porque era magia.
Verte así tan tú, con esa alegría triste y ese auxilio que pides de forma inconsciente, que hace que quiera protegerte, ayudarte, escaparme contigo a cualquier otra parte, darte un abrazo de fibra óptica y decirte que todo va a salir bien.
Andar sin rumbo fijo hasta que nuestros círculos vitales choquen inexplicablemente.
Buscarte por ejemplo, debajo de mi cama, en el frutero, al verme reflejada en los cristales por si apareces a mi lado, en las palabras de otros que ahora son mías o en las canciones que solo suenan a ti, es decir, buscarte para encontrarme, pero ya no solo por mí, si no por ti, para que encuentres lo que quieres, para que lleguen momentos de tanta felicidad que no quepan en tu cuerpo y yo esté allí disfrutando contigo.
Para que básicamente pueda quererte sin preguntas y tú puedas quererme sin respuestas.